lunes, 19 de mayo de 2008


Recorro mis propias palabras, las leo y las vuelvo a leer.
A veces no sé cómo seguir adelante, pues la nostalgia del pasado se convierte en una persistente idea que me arrastra y convence de que lo vivido no era un sueño sino mi vida en verdad.
La noción es confusa, incluso equivocada y responde a la costumbre, al hábito de rechazar el cambio, que siempre nos ofrece la oportunidad de volver a empezar, con las implicaciones de un nuevo entorno que traerá nuevos personajes y nuevas e inesperadas características a los ya conocidos.
Quiero reinventarme al dar vuelta a cada página de mi cuerpo, sentir la mirada de diferentes ojos sembrados en mi piel frágil de pliegos salpicados con lunares de tinta, que toman la forma de los significados intrínsecos al ser que me observa y me percibe.
Quiero refrescar con recuerdos del futuro a todos aquellos que me leen porque trato de encontrar mi sentido y mi propósito.
Por qué rechazar un nuevo mundo de posibilidades cuando yo he evolucionado también, empezaré a vivir el sueño que aún no soñé.

"Hay más" Mario Frangoulis y Alejandro Fernández

No hay comentarios: