viernes, 9 de octubre de 2009

Sueños compartidos


Se acumularon los días sin escribir en este espacio porque las palabras se han escrito en otros más. Pero cuando las palabras se guardan en un cajón, de repente juegan a hacer frases y se entusiasman creando historias nuevas.
En este café entre granos y molienda, las palabras podrían ya contar nuevas historias de aquellos lectores que han expresado las emociones provocadas al leer mis líneas. Sueños recuperados en diferentes líneas del tiempo para cada uno de ellos, y para mi autora la sorpresa de la mayor recompensa que podía haber esperado después de haberme creado, al compartirlos.
En este increíble espacio llamado internet, que aún no entiendo de donde proviene o cómo se produce, se han dado cita muchos testimonios, algunos expuestos a la vista de todos, otros más tímidos a través de un email a la autora, de sentimientos, de sueños acompañados de la añoranza de no haberse cumplido.
En una tarde lluviosa como hoy me acompaña un espresso que ocupo como la tinta sepia de más palabras que ilustran los sueños de cada lector y de las historias que aún esperan ser contadas aquí, o allí desde tu corazón.

6 comentarios:

marichuy dijo...

"En una tarde lluviosa como hoy me acompaña un espresso que ocupo como la tinta sepia de más palabras que ilustran los sueños de cada lector y de las historias que aún esperan ser contadas aquí, o allí desde tu corazón"


Querida Susana

Hermosa imagen, hermosa percepción de lo que son los sueños. Pero sobre todo, de cómo, con aparentemente tan poco, estos pueden transmitirse y compartirse con alguien que nunca has visto, gracias a esta maravilla de la Internet.

Te mando un beso

PS La portada me fascinó

Café Toscana dijo...

Los soñadores estamos siempre en el mismo canal, a veces nostálgicos, a veces incontenibles, siempre con un espresso cerca, persiguiendo la intensidad de su sabor.

Un fuerte abrazo para ti.

PD. La portada se la debo a Yolanda Lacarieri, excelente anfitriona en San Miguel de Allende, otra soñadora con ciber-raíces de este extraño mundo de internet.

Fernando dijo...

Mi señora esposa, aunque no le gusta el café (nadie es perfecto), está soñando entre tus páginas.
Y creo (tengo datos fehacientes) que esos sueños van a acabar en rotundas alabanzas. Lo que no es poco, créeme.
Ya te contaré.

aLeVoSia dijo...

MMM huele a cafe y con lo que me gusta!!! solo sin azucar para saborearlo bien ^^

Gon dijo...

Me gustó el texto. Yo sueño con muchas cosas, que todavia pienso que puedo lograr. Los sueños aun pueden cumplirse si cada uno da el mayor esfuerzo posible..

En serio, muy lindo lo que leí. Gracias por compartirlo.

un saludo desde Buenos Aires

Café Toscana dijo...

Fernando:

Querido amigo, cuánto gusto me daría escuchar(leer) las impresiones de la dueña, ¿será posible a estas alturas?

aLeVoSia:

Aquí se vive entre sueños con aroma a café, estás en casa.

Gon:

Que bueno que compartas mis palabras, y si los libros soñamos y hacemos realidad nuestros sueños no me cabe ninguna duda de que aquel que se lo propone creyendo en sí mismo pueda lograrlo.

Saludos a Buenos Aires,tal vez algún día llegaré hasta allá.