miércoles, 28 de mayo de 2008


Cada día, al despertar ¿cuál es tu primer pensamiento?
¿Te acuerdas de lo que soñaste o de lo que querías soñar?
Cuántas veces te das cuenta si al alba aún puedes ver la luna o está saliendo el sol. Al caminar por la calle con el fresco aire de la mañana, ¿eres capaz de reconocer el aroma del café recién preparado que se escapa en cada esquina que lo expende? A cuántas personas saludas a tu paso, o simplemente te quedas mudo.
Cuál es tu primer pensamiento del día al despertar, algún rencor del pasado o cierto recuerdo, los miles de incidentes que se agolpan en un suspiro entrecortado y no te dejan respirar.
Detente, respira hondo y despierta. Tu primer pensamiento al despertar... son los sueños que soñaste y has decidido vivir un poco cada día porque cada despertar es una nueva oportunidad, es un día nuevo en el que tus sentidos despiertos aguardan absorber cada pizca de esencia que la vida te regala, cada fuente de energía que te inunda de optimismo, una sonrisa, un amor, el toque al rozar su piel.
Bébete la vida como a un espresso, a sorbos, bien saboreados, que se quedan a gusto en tu paladar. Sabiéndote que un buen espresso nunca es amargo, sino dulce, cremoso y delicioso.

2 comentarios:

Fernando dijo...

Mi primer pensamiento de cada día es lo difícil e improductivo que es pensar. Siempre saboreo loe espressos, aunque no soy consciente de ello. Mi primer esfuerzo es anular la consciencia e intentar dejarme llevar.
Como un niño.
Pero no siempre lo consigo. Aunque lo sigo intentando.
Un sorbo por ti.

Café Toscana dijo...

Fernando:
Así son los despertares, un conflicto constante con alguien que a veces no conocemos bien, nosotros mismos.
Encontramos nuestros propios mecanismos de arranque y aún así, a veces los ignoramos, pero la filosofía y el sabor del espresso, esos son infalibles.

Salud por cada apreciado sorbo.